Nuestro Blog

Brisquetas

Etiquetas :

Carbón Artificial

Las briquetas es carbón artificial. Fueron inventadas en la fábrica de coches de Henry Ford al convertir
los desperdicios industriales de madera en un combustible para las diversas industrias.

 

Son polvo de
carbón con aglomerados comprimidos hasta lograr trozos o briquetas del mismo tamaño. Requieren un
poco más de trabajo para encender que el carbón natural; no alcanzan una temperatura tan elevada
como el carbón y duran más tiempo encendidas.

AsadosyPunto

Normalmente se venden en supermercados y la marca
más famosa es la de Kingsford. Hay tres países en el mundo que principalmente utilizan briquetas:
Estados Unidos, Australia y Sudáfrica.
Un poco de historia…
En 1903 Henry Ford (1863 —1947), a sus 40 años de edad fundó la Ford Motor Company. Al paso del
tiempo, cuando se vio rodeado de desperdicios de madera en su fábrica, en lugar de tirarlos, hizo, junto
con su cuñado, lo que hoy se conoce en los Estados Unidos como las briquetas de carbón. El objetivo era
proveer a las demás industrias crecientes de un combustible de larga duración para sus hornos. Por esa
razón está incluido su nombre en la marca comercial de Kingsford en las briquetas que inventaron. Lo
que Henry Ford y su cuñado nunca se imaginaron es que serían pilares en las parrilladas de Estados
Unidos. Las briquetas se empezaron a vender en las agencias de coches Ford y se utilizaban en los
asadores Weber que se pusieron de moda por esos años. Las briquetas se queman lentamente y son
ideales para cuando se utiliza calor indirecto y el carbón cuando se requiere de un calor intenso.

Enciende las briquetas con una chimenea para prender el carbón

El siguiente método es simple y por lo general se utiliza papel de periódico para encender las briquetas que están en el interior del cilindro metálico. Los carbones se colocan directamente encima de las llamas, lo que permite que el calor se expanda y logren propagarse a las briquetas adyacentes.

Sigue los siguientes pasos:

1. Llena la chimenea con las briquetas.
Coloca la cantidad apropiada de carbón dentro de la chimenea. Necesitarás alrededor de unas 100 briquetas para llenar uno de tamaño promedio, pero puede que necesites menos. Aprende más con nuestro Organizador de Carbones.

2. Añade papel y enciende el fuego.
Coloca una o dos hojas de periódico siguiendo las indicaciones de la chimenea. Enciende el periódico en varios lados. A medida que el periódico se queme, echa un vistazo a través de los orificios de ventilación y verifica si las briquetas se ven grises. Si los carbones no empezaron a encenderse, puedes quemar otra hoja de papel o humedecerla con aceite de cocina antes de encenderla para que dure más tiempo encendida.

3. Cuando la llamas comiencen a sobresalir por la parte superior, saca las briquetas de la chimenea.
Después de unos 10 minutos, podrás ver que las briquetas empiezan a brillar y que las llamas comienzan a sobresalir por la parte superior de la chimenea. Echa las briquetas en la parrilla, manteniéndolas amontonadas, y espera a que estén casi completamente cubiertas de ceniza y se vean grises. Luego, esparce las briquetas. El proceso completo toma unos 15 minutos.

You might also like

Leave a Reply

Share
Visit Us
Follow Me
Tweet
Whatsapp
Email
0

Tu carrito