Asados y Punto

Compartir
0 items Su carrito
Su carrito 0 items

Carrito

Nuestro Blog

Parrilla fija a leña o carbón

1.- Manual del Parrillero Alfa

Parrilla fija a leña o carbón

U

na Parrilla fija a leña o a carbón debe constar al menos de dos partes, una destinada al fuego que proveerá las brasas y otra donde se colocará la parrilla destinada a ubicar los alimentos. La zona destinada al fuego puede ser simplemente un espacio vacío debidamente revestido con ladrillos refractarios para soportar las altas temperaturas que se generarán allí, o, mejor aún, contar además con un brasero, como el que vemos en la figura que sigue.

E
s deseable que la zona del fuego esté separada de la de cocción por una pared baja de unos 25 cm de altura como mínimo. Se debe tener en cuenta que esta zona debe ubicarse a un costado de la parrilla, dependiendo si el asador es zurdo o diestro respectivamente, para mayor comodidad al momento de transportar las brasas. Respecto de la longitud total de la parrilla, esto dependerá siempre de cual sea la cantidad máxima de comensales que se piensa atender, normalmente para un asado familiar tipo de 12 miembros, una parrilla de 1,20 m de los cuales 60 cm corresponderán a la zona de fuego y 1,80 m el resto a zona de cocción suele ser suficiente, pero en lugar de tener una sola parrilla, es preferible que sean dos independientes, por una cuestión de comodidad en el manejo y la limpieza.

 

En todo caso, la profundidad de la parrilla no debería nunca superar los 70 cm ya que de lo contrario nos quemaríamos al intentar llegar a los alimentos que se coloquen cerca de la pared trasera.

 

Otra medida importante es la altura, la loza sobre la que encenderemos el fuego y apoyaremos la parrilla debe estar a la altura de la cintura del asador, ya que esto permite trabajar con mucha comodidad al colocar los alimentos y al darles vuelta y vuelta. Con referencia a si la parrilla debe ser levadiza (con manivela) o fija, es cuestión de gustos o preferencias. La levadiza es muy cómoda para colocar las brasas, pero dicen los que saben que un buen asador prefiere una parrilla fija, a unos 10 o 15 cm de la loza de la parrilla.

 

Algo que se debe tener en cuenta a la hora de construir una parrilla revestida con ladrillos refractarios es que sobre la zona de cocción se puede colocar un eje conectado a un motor con graduación, para aprovecharlo como espiedo.

 

No olvidar tampoco lo importante de iluminación en la zona de la parrilla para poder realizar buenos asados en la noche.
Con respecto a la campana, esta debe ser una reducción paulatina de las paredes de la parrilla para acabar en el tiro o chimenea, la que debe estar abierta a los cuatro vientos, y al menos 1,50 m por encima de la parte más alta del techo o estructuras circundantes.

 

Por otra parte es importante que tenga en su interior un respaldo inclinado con el correspondiente estante de hollín o pulmón.

 

A todos los efectos, los planos que siguen, respetando siempre las proporciones entre las medidas dadas, servirán para obtener una parrilla realmente funcional, adecuándola a las necesidades particulares de cada uno de ustedes.

La construcción básica es de ladrillo, y en las zonas expuestas al fuego y al calor y hasta la altura en la que comienza la campana, se debe revestir con ladrillos refractarios, al igual que el piso de la loza donde encenderemos el fuego y colocaremos las brasas.
Respecto a la parrilla misma, ésta puede construirse con varillas redondas de por lo menos 12 mm de diámetro o con perfiles V de hierro o, si las medidas nos coinciden, pueden ser las comerciales de acero inoxidable o enlozadas. Por mi parte prefiero las de hierro fabricadas con perfiles V ya que éstos permiten recoger las grasas y jugos de la cocción, evitando en parte que caigan a las brasas y produzcan algún fuego indeseado y contaminen el sabor.
Si lo que se construirá ha de ser una parrilla alimentada por gas, toda la superficie será destinada a cocción, por lo que las dimensiones en cuanto a la longitud serán las que surjan de restar el área de fuego. Hay quienes sostienen que las parrillas a gas no deben tener nada interpuesto entre los quemadores y la parrilla, pero permítanme recomendarles que si piensan en montar una de este tipo, coloquen entre ambos un enrejado destinado a colocar piedras de tipo volcánico como las que se proveen para los saunas, ya que evitarán llamas directas y ayudarán a una mejor distribución del calor lográndose una cocción más lenta y pareja.

 

Sea del tipo que sea, es una buena idea contar con una mesa de apoyo cerca de ella donde colocar los alimentos antes de llevarlos a la parrilla, un lava manos con su correspondiente grifo, tal vez una nevera pequeña para tener unas cervezas u otras bebidas frescas a mano.

Parrillero Alfa

You might also like

Leave a Reply

Share
Visit Us
Follow Me
Tweet
Whatsapp
Email
0

Tu carrito